5 mitos sobre la lactancia materna

mitos En el tema de la lactancia, como en el embarazo y  la crianza, hay una serie de falsos mitos tan arraigados que todo el mundo toma como verdades absolutas. Con el intento de desmitificar se ha escrito mucho sobre este tema pero aún así es muy fácil que hoy en día alguien (familiares, amigos, incluso pediatras y enfermeros) te den algún consejo erróneo, eso sí, con toda la buena intención, y te hagan creer que no puedes/debes amamantar.

– “No tengo leche”, “mi leche no alimenta”, “el bebé se queda con hambre, hay que ayudarle con un biberón”, “mi madre tampoco tuvo leche y eso se hereda”, “mis pechos son pequeños, no tengo bastante leche” Todo son expresiones falsas que estamos muy habituados a escuchar y que generan mucha inseguridad en las mamás. Todas las mujeres producen leche de buena calidad y en cantidad suficiente, ni el tamaño de los pechos ni la genética influye. Solo un 1% de las mujeres padece hipogalactia verdadera.  Para tener leche lo único que hay que hacer es ofrecer el pecho, cuanta más succión, más producción.

– “El pecho se da cada tres horas, y hay que dar 15 minutos de cada pecho”.  No es cierto, el pecho se da a demanda y sin horarios, no hay que esperar a que se “recargue”. La leche materna se digiere muy rápido y es normal que el bebé nos pida a menudo, no es porque se quede con hambre. Si piensas así (o te lo hacen pensar) enseguida vendrá la “ayuda con el biberón” y se convierte en costumbre la lactancia materna no durará muchos meses más. Si quieres dar pecho, no lo mezcles con tetinas los primeros meses, interfieren en la lactancia, o hazlo solo si tu hijo no aumenta de peso. La báscula te dirá si el peque necesita ese complemento. Cuando ya esté establecida la lactancia natural si por necesidades personales (como la vuelta al trabajo) precisas el biberón, la lactancia materna ya no peligrará tanto como al principio.

– “La madre que da pecho tiene que tener cuidado de no comer ciertos alimentos que  alteran el sabor de la leche, y de tomar otros alimentos para producir más leche”. Falso también. La madre tiene que llevar una dieta variada y sana, algunos alimentos sí cambian el sabor de la leche pero no pasa nada, y no hay que tomar más leche de vaca o caldos para producir más.

– “Si la madre enferma tiene que dejar el pecho, si el niño enferma tiene que dejar el pecho también”. Antes era muy habitual destetar erróneamente porque la madre estaba muy constipada o con fiebre, o porque el bebé tenía diarrea.  Consulta aquí tus dudas sobre alimentación y fármacos durante la lactancia http://www.e-lactancia.org/

– “A partir del año la leche materna no les alimenta, ya es puro vicio” La leche materna alimenta siempre, y su composición va variando a medida que crece el bebé para adecuarse a sus necesidades. Los bebés no pueden comunicarse de otra manera, no es un vicio, es una necesidad de contacto, de consuelo, de cariño que tienen nuestros pequeños, les relaja, por qué negárselo. El pecho no es solo alimento.

La mayoría de estos mitos se han ido fraguando a partir de los años 50 del siglo pasado, cuando empezó la campaña comercial del biberón y eran los propios pediatras los que animaban a dejar el pecho con cualquier excusa.

Lo que hay que tener siempre presente es que la lactancia es “cosa de dos” y que hay que respetar las decisiones de cada madre y las circunstancias de cada familia. No eres peor madre por no amamantar, o por hacerlo más allá del año. Es tu opción y solo tú decides. Si no quieres dar pecho estás en tu derecho y los niños crecen fuertes y sanos con lactancia artificial. Lo que he querido mostrar en este artículo es que muchos de los problemas que frenan la lactancia materna son falsos, que si quieres dar de mamar, adelante, tienes a mucha gente que te va a ayudar, infórmate en grupos de lactancia y con libros sobre la materia y toma la decisión que consideres mejor para tu situación particular.

Seguro que conoces algún mito más, ¿quieres compartirlo con nosotras?

Anuncios

3 pensamientos en “5 mitos sobre la lactancia materna

  1. Pingback: 9 cosas que papá puede hacer por mamá cuando nace un bebé | Holística mamá

  2. Pingback: Lo bueno de la teta | Holística mamá

  3. Pingback: No tengo leche, mi leche no le alimenta… | Holística mamá

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s