Cuando la mamá rechaza la lactancia

agitaciónCuando estaba embarazada pensaba que daría el pecho durante un año, bueno, eso si tenía suerte y podía darle pecho. Yo no sabía nada de lactancia ni nada de crianza, todo lo he ido aprendiendo sobre la marcha, y es muy difícil. Al principio estaban presentes en mí un montón de mitos que circulan y que piensas que son verdades absolutas simplemente porque lo dice todo el mundo. La suerte que tenemos las mamás de hoy es que disponemos de mucha información a nuestro alcance,  estamos más formadas y nos cuestionamos las cosas. Hoy llevamos 27 meses de lactancia materna y es algo que me enorgullece un montón porque me costó mucho instaurarla.Al año tuve mi primera crisis de lactancia, motivada precisamente por aquella idea preconcebida de que con un año ya estaba bien. Había una parte de mí que no entendía por qué había que destetar, por qué sufrir los dos, qué motivo tenía realmente para hacerlo (ninguno) y cuántos para no hacerlo (muchos). Así que, una vez más decidí seguir mi instinto.

Hay días, la mayoría afortunadamente, que estoy muy a gusto y disfruto del milagro de poder amamantarlo, de esa conexión especial que aún tenemos y me niego a perder. Ya hace un año que no le ofrezco ni le niego… pienso que si no lo deja es porque aún lo necesita y que cuando esté preparado lo dejará él solito, y entonces quizá eche de menos esos momentos. A parte de ser consciente de todas las ventajas que tiene para su salud y para la mía el hecho de prolongar la lactancia, no me importa hacerlo (y si no me importa a mí a nadie tiene que hacerlo), es nuestra manera de relajarnos, de conectarnos, es otra manera más de dar amor y consuelo.

Pero, confieso, hay algunos días que no he pensado así. Desde hace algún tiempo y de manera muy esporádica he sufrido algo a lo que hasta hace poco no he sabido poner nombre. Es un sentimiento negativo hacia la lactancia. A parte de irritar mis pezones y morderme, eso no es lo peor, es el sentimiento de rechazo, una especie de calambre nervioso, de rabia, de ahogo que me hace sentir francamente mal… es una sensación muy desagradable que me impacienta y siento un rechazo inexplicable hacia él, no motivado únicamente por un dolor o una incomodidad física, es algo emocional que no sabría explicar, es un malestar que recorre todo el cuerpo, que me inmoviliza, que me angustia, que va en contra de mi voluntad y me siento mala madre por mostrarme así con él. Quiero apartarlo a la vez que siento una gran culpa por hacerlo o pensarlo… y a llorar… No es fácil explicárselo a los demás, porque si no lo has pasado es complicado entender, y porque para los demás la solución es tan sencilla como “deja ya la teta, que ya está bien” y yo no quiero oír esos comentarios porque el pecho es un regalo mutuo que nos hacemos, y esto tampoco lo puede entender quien no sepa lo que significa amamantar, lo que se obtiene de ese acto de amor tan perfecto y sencillo.

Como he dicho, no me pasa siempre, de hecho hace ya meses que no me pasa. Si así fuera ya lo hubiera destetado hace tiempo porque la lactancia es cosa de dos y los dos hemos de disfrutarla. No sabía que tenía nombre pero hace poco he sabido que se trata de la agitación del amamantamiento (un nombre muy raro sí, seguramente traducción del inglés), y se suele dar amamantando a niños mayores de un año, cuando se produce un nuevo embarazo o cuando se da el pecho en tandem. Además, está muy relacionado con el tema hormonal y nos pasa más cuando estamos ovulando o con la regla, y sobre todo en la toma de la noche.

Bueno pues parece que me quedo más tranquila, es un alivio saber que es más común de lo que parece. Ahora que tengo la información, quizá no vuelva a ocurrirme y podamos seguir disfrutando 🙂

He querido compartirlo con vosotras por si alguna vez os sentís así, sabed que está dentro de lo normal, que puede ayudar mucho el hablar con personas comprensivas que conozcan la situación, evitar las tomas o los días que crees que te va a suceder (dormirle en el coche, con papá…), si el niño es mayor intentar explicárselo, revisar la postura al dar el pecho y sobre todo RELÁJATE. Es una fase más y pasará.

Y se te sucede de manera muy frecuente piensa en destetarlo y no te sientas mal por ello porque ambos tenéis que disfrutarlo y si no es así no merece la pena seguir, no te parece?

Aquí os dejo más información sobre el tema: Maternidan Continuum , La Leche League y ConsultaLactancia

¿A vosotras también os ha pasado alguna vez? ¿Conocíais este concepto?

Foto: d-mer.org
Anuncios

2 pensamientos en “Cuando la mamá rechaza la lactancia

  1. La verdad que no conocía el concepto. Para mi también fue complicado instaurar la lactancia pero ahora después de 14 meses lo adoro. Gracias por compartir la información siempre es útil saber más sobre este mundo de la lactancia materna.

  2. Pingback: El final de nuestra lactancia y el principio de algo | Holística mamá

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s