No te preocupes, ocúpate

preocupada1Una de las cosas que viene con la condición de madre es que nos preocupamos por casi todo, a mi al menos me pasa. Bueno, incluso antes de ser mamá, desde el mismo momento que sabemos que estamos embarazadas empiezan las preocupaciones, y no debería ser así. Porque la preocupación nos hace daño, nos paraliza y además porque no sirve para nada. Sí, ya lo se, no es fácil para todo el mundo..son esos pensamientos que vienen a tu mente de manera involuntaria, se presentan una y otra vez y si es por la noche ya ni te cuento… Queremos apartarlos, no queremos preocuparnos pero lo hacemos.

En lugar de pre-ocuparnos deberíamos ocuparnos, porque cuando nos preocupamos lo que hacemos es adelantar unos hechos que pueden ocurrir o no, generando desgaste mental y sufrimiento en vano, ocupando el tiempo con pensamientos (no acciones) de situaciones que no han llegado.

También hay distintos grados de preocupación, en función del problema, pero en cualquier caso lo mejor es no preocuparse. Es mejor ocuparse del presente, que es lo único que existe.

A ver, tampoco vayamos a ser unas despreocupadas de la vida. Es bueno pensar entre varias opciones, anteponerse a ciertas cosas pero lo malo es estar siempre preocupada y preocuparse por lo más mínimo y que eso afecte a nuestro estado de ánimo y a  nuestra salud. Ten en cuenta que  la ansiedad y la preocupación son primas hermanas!

Uno de los cinco principios de Reiki dice “solo por hoy, no te preocupes” Ocúpate de los problemas cuando lleguen, actúa. Es cierto, pero a veces es tan difícil..aunque si es solo por hoy quizá podemos hacerlo. Esa es mi técnica últimamente, pensar “mañana me preocupo, mañana lo pienso”, y según para qué cosas puede servir ¿no te parece?

Y para terminar una historieta sobre las preocupaciones..

…Una psicóloga en una sesión grupal levantó un vaso de agua, todo el mundo esperaba la pregunta: ¿Está medio lleno o medio vacío? Sin embargo, ella preguntó: ¿Cuánto pesa este vaso? Las respuestas variaron entre 200 y 250 gramos.

Pero la psicóloga respondió: “El peso absoluto no es importante, depende de cuánto tiempo lo sostengo. Si lo sostengo 1 minuto, no es problema, si lo sostengo una hora, me dolerá el brazo, si lo sostengo 1 día, mi brazo se entumecerá y paralizará.

El peso del vaso no cambia, pero cuanto más tiempo lo sujeto, más pesado, más difícil de soportar se vuelve.” Y continuó: “Las preocupaciones son como el vaso de agua. Si piensas en ellos un rato, no pasa nada. Si piensas un poco más empiezan a doler y si piensas en ellas todo el día, acabas sintiéndote paralizado, incapaz de hacer nada.”

Anuncios

Un pensamiento en “No te preocupes, ocúpate

  1. Pingback: Técnicas para relajarse durante el embarazo | Holística mamá

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s