No tengo leche, mi leche no le alimenta…

hipogalactia-falta-leche-materna-T-6BogxsEste es el mito número uno en cuanto a lactancia materna se refiere. Y yo lo tenía claro, después de amamantar a mi hijo mayor durante casi tres años, de leer y de creer saber tanto sobre lactancia, llega el segundo bebé y resulta que el niño no sube de peso...y todo el día al pecho, y los senos repletos de leche, y él durmiendo, y yo despertándole, día y noche, teta, teta, teta…dolor, grietas, llantos, y más teta, teta y teta… Es tan grande la sensación de que de verdad no alimenta esa leche...entiendo a muchas mamás, nunca las juzgué, pero es que la sensación es horrible y la solución es muy sencilla: un biberón.

Tuvimos varias citas muy próximas con la báscula puesto que el pediatra quería hacer un control, y yo llegaba a ellas sudando en pleno enero, rezando para que hubiera cogido algo aceptable de peso. Después de casi un mes, y del ultimatun definitivo por parte del pediatra, miré a mi hijo y le dije: “Esto es cosa tuya y mía, y lo vamos a conseguir”. Teníamos tres días para mejorar.

Nadie me daba soluciones: los pediatras, la enfermera de pediatría, las matronas del hospital, en el grupo de lactancia, la farmacéutica… la solución era la fórmula (que ya es una tranquilidad y reconozco que ante la desesperación algún bibe le dí) pero yo sabía que si él no aumentaba el peso era porque había algún problema en el bebé, que le impidía succionar bien, o quizás algún problema en mi pecho hiciera que no pudiera obtener el alimento, o simplemente que el sueño que tenía le impedía realizar el cansado trabajo de mamar, o que iba a ser un niño poco comiente, no todos llevan el mismo ritmo de crecimiento… Yo no sabía pero no me iba a rendir.

Volví a releer “Un regalo para toda la vida”, le daba mi leche extraída con sacaleches (salía poquísima, como es normal), fui a un taller de lactancia donde una matrona sí me ayudó o al menos me tranquilizó. Mi bebé no subía de peso como marca la estadística media, pero algo de peso sí hacía aunque poco, por lo tanto, todo estaba bien, había que seguir,… pero entonces otra vez esa sensación horrible, de verle llorar, de soltar mi pecho y llorar, él de hambre supongo, y yo de dolor e impotencia, y dormir mucho, y despertarle para comer, y no querer despertar, no demandar, ni llorar, verle tan débil, tan pequeñito... Le di un poco de fórmula y la aceptó muy bien…qué estaba pasando? La leche se derramaba por mi pecho, todo el día lo tenía succionando, por qué no había ganancia suficiente? Tuve unos días difíciles, más teniendo en cuenta el estado emocional en el que nos encontramos las puérperas.

Lo mejor que hice fue contactar con una asesora de lactancia, Pilar Rodríguez, quien se mostró muy amable y me ayudó mucho. Me preguntó cómo era el dolor que yo sentía al amamantar (eran unos pinchazos internos en el pezón, como alfileres) y ella me explicó que podía tratarse de un tipo de mastitis (sin fiebre! sí!) y me recomendó antiinflamarios y probióticos. Además me pidió un vídeo del bebé llorando para valorar un posible frenillo, y me indicó que utilizara la técnica de comprensión del pecho para que le costara menos trabajo obtener la leche, y me dio mucho ánimo y apoyo.

Fue gracias a eso, o no, el caso que pasamos muy bien la última prueba de la báscula, logré la lactancia materna exclusiva que yo quería y mi bebé empezó a ganar peso exponencialmente, llegando a ser un niño bastante gordete, y mucha gente sorprendida “¿está así y solo le das teta?”🙂

El personal sanitario recomienda y defiende la lactancia materna pero hay que ver cuánta formación les falta en la materia, porque llega una mamá con problemas y no saben cómo ayudar, truncando muchas veces la ilusión de algunas madres.

Si te encuentras en esta situación yo te diría…

  • Confía en ti y en tu cuerpo. No dudes de tu capacidad para nutrir a tu bebé, tus pechos están preparados para ello, así ha sido siempre y así será. Somos mamíferas. Olvídate de los mitos.
  • Si hay dolor hay un problema. Busca ayuda de verdad, busca una asesora de lactancia. Puede ser una mala posición, una infección bacteriana, frenillo…que estos baches no lleven al traste vuestra lactancia. Por desgracia aún la mayor parte del personal sanitario no te sabe aconsejar cuando hay problemas.
  • Mamar es cansado, los bebes se duermen, y algunos más que otros. Despiértale cada dos-tres horas y ponlo mucho al pecho, todo el día, hacer piel con piel, duerme con él, que esté todo el día pegado a ti y haz comprensión del pecho para que le cueste menos trabajo.
  • Los sacaleches nunca se pueden equiparar a la succión de un bebé. Así que si pruebas y no obtienes leche no te alarmes, será lo más normal. Tú produces lo que tu hijo recién nacido necesita, es decir, muy poca, y normalmente no se suele sacar nada con estos aparatos a no ser que insistas muchísimo y aún así saldría muy poca al principio.
  • No te obsesiones con el peso. Se que es una de las principales preocupaciones de las mamás recientes. Como media los bebés recuperan el peso de nacimiento a los quince días, pero algunos lo hacen a la semana, igual que otros necesitan un mes o más, y todo es normal. Lo que no es normal es que vaya perdiendo cada vez más.
  • También es muy bueno hablar con otras mamás que estén o hayan pasado por la misma situación. Acude a talleres o grupos de lactancia de tu ciudad, te tranquilizará saber que no estás sola, aunque mucho cuidado con los consejos, a veces, y con toda la buena intención, familiares cercanos o amigos mal-aconsejan dejándose influenciar por falsos mitos.
  • La hipogalactia verdadera (tener poca o nada de leche) existe realmente aunque es algo muy muy poco frecuente.

Si todo esto me hubiera ocurrido con mi primer hijo no habría sabido como actuar, y hoy sería una de las muchas madres que creen firmemente que no tuvieron suficiente leche para amamantar. Pero con el primero no fue así, había buena ganancia de peso, aunque no por eso estuve exenta de problemas para instaurar la lactancia. Por aquel entonces me tocó lidiar con las temidas grietas durante dos meses.

Hay tantas lactancias (o intento de ellas) como bebés tenga una madre. Cada una tiene sus circunstancias y toma sus decisiones que siempre serán lo que crea mejor para ella y para su hijo/a. A veces es fácil, a veces no tanto. Solo he contado mi experiencia, espero que sirva a alguien.

 

Anuncios

3 pensamientos en “No tengo leche, mi leche no le alimenta…

  1. A mi me ha pasado también, una mastitis subaguda ( tomé antibióticos por infección tras el parto y es un motivo que puede desencadenar este tipo de desequilibrio en la flora bacteriana mamaria ) con el Lactanza se fue enseguida, menos mal, además mi hijo con un frenillo del quince y submucoso además … Cuatro días en neonatos y mis tetas y yo allí 24 horas. Si esto me pasa con el primero hubiera fracasado seguro. Mi suerte fue que era la segunda vez que lactaba, que soy asesora de lactancia y mas cabezona que una mula jjjj pero de verdad que muchos profesionales deberían estar muuuucho mas formados en lactancia materna y sobre todo entender que un lactancia es contrarreloj , si un bebé no se alimenta bien por culpa de un frenillo no se puede esperar quince días a que te vea un otorrino, vamos hombre !
    La suerte que tuve es que al menos dos de los pediatras que nos atendieron en el hospital se apiadaron de mi ( que lloraba como una magdalena ) y le cortaron el frenillo en neonatos a las tres de la mañana en un hueco en la guardia ( a la semana siguiente la otorrino que se portó también que lo flipas le terminó de cortar lo que quedaba ) a la semana ya había recuperado el peso de nacimiento, pero yo ya estaba preparada con el relactador por si había que suplementar… Y es que las madres pasamos mucho miedo y es normal.

    • Si que pasamos miedo, sí, y somos grandes sufridoras, pero también luchamos por lo que queremos y estamos mejor informadas. Menos mal que esto no nos pasó con el primero! 😉 Gracias por comentar y por tu aportación.

  2. Pingback: Y llegaste tú | Holística mamá

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s