Llegar a todo

post_mama_agobiada

Cuántas veces habremos tenido esa sensación de no llegar a todo, de pensar cómo lo hacen otras mamás para poder con todo…qué estará fallando, todo te sobrepasa, te sientes frustrada y te sientes culpable… Al día le faltan horas y a ti seguramente horas de sueño.

Y lo intentas y no llegas, sientes que no llegas a todo y te crea ansiedad, pero ¿sabes qué? nadie es perfecto, y nadie es indispensable. Y nadie llega a todo. Para ser bueno no hace falta llegar a todo, y no pasa nada. No te exijas tanto. Seguro que llegas a lo importante. Seguro que tus hijos no quieren otra mamá que haga más que tú.

Te voy a dar algunos consejos para mejorar que me aplico yo misma:

1 – En primer lugar, lo mas importante: no hay que llegar a todo, porque no se puede y no te engañes, nadie llega. Piensa que a lo importante sí llegas. Mira a tus hijos, ¿son felices? ¿les falta algo? seguro que llegas a lo importante para ellos.

2 – Cambia el chip. Cuando nos convertimos en mamás, y sobre todo durante los primeros años, tenemos que cambiar nuestras costumbres y forma de hacer las cosas, y cuanto antes seas consciente mejor. Yo antes me ponía a planchar y en una hora lo tenía todo listo, ahora plancho a mini ratos y tardo varios días en hacer lo mismo. No se puede hacer lo mismo que hacíamos antes ni de la misma manera. No pasa nada si la casa no está limpísima, o si los juguetes están por el suelo. Hay cosas más importantes, ¿no crees? Simplifica y no le des vueltas. Póntelo fácil. Haz las cosas de otra manera o deja de hacerlas, quizás no pase nada…

3- Planíficate. Lleva una agenda, haz listas, prioriza tareas y márcate objetivos, porque funciona! y porque si dedicas tiempo a organizarte serás mucho más eficiente. En la cabeza tenemos mil ideas y cosas que hacer, pensamientos que van y vienen, o que están ahí flotando. Algunas serán cosas rutinarias, otras cosas puntuales o que hemos ido acumulando por no ser urgentes. Plasmar en un papel tus tareas pendientes es muy positivo y efectivo, pruébalo. Consigues no olvidar nada, consigues hacerlo antes, y lo mejor, al tenerlo por escrito es como si liberaras tu mente, ya no está revoloteando en tu cabeza, lo tienes en un papel 😉 Y el gustazo que da cuando vas tachando tareas, viendo como se cumple cada objetivo!

  • Aprovecha cuando empieza un nuevo mes para marcarte objetivos. Piensa qué quieres conseguir y adelante! Puedes marcar objetivos mensuales y semanales, así como objetivos a corto, medio y largo plazo. Poco a poco, márcate también nuevos hábitos que quieras para tu vida y ponte a ello.
  • Haz listas: de la compra, de tareas pendientes, de objetivos, planea los menús… Si planeas los menús: sabrás qué necesitas comprar, comerás más sano, ahorrarás dinero y muchos viajes a la tienda. Mi marido y yo tenemos un documento compartido en google drive que vemos desde el móvil. Ahí ambos anotamos lista de la compra y cuando uno u otro va al super sabe qué hace falta, es muy práctico!
  • Estructura tareas repetitivas para no olvidarlas o que no te quiten tiempo. Piensa qué días de la semana quieres hacer las tareas domésticas y organízate, no las dejes “a la deriva”
  • No acumules. De vez en cuando deshazte de lo que ya no uses (ropa, juguetes, etc). Lo tiras, lo prestas, lo vendes. Si ya no lo usas, no lo necesitas en casa. Me gusta lo funcional. Me quito un peso de encima cuando me deshago de cosas. Se que hay gente que esto le cuesta bastante, ve a tu ritmo.
  • Entre tus prioridades no olvides planificar también “tiempo personal”. Y es importante planificarlo sino las obligaciones laborales y otras que tú te impongas te robarán todo el tiempo.
  • Comprueba qué te quita tiempo. En mi caso, el móvil, las redes sociales…Identifica tus “ladrones de tiempo” y aléjate de ellos.

4- Cuídate. Dedicar tiempo para ti misma es prioritario. Mamá se ocupa de todo y de todos pero ¿quien cuida de mamá? Más importante aún que planificarte es cuidar tu cuerpo y tu mente para tener energía suficiente y fuerzas para enfrentar el día a día

  • Las siestas del peque, en la medida de lo posible, que sean para ti. La casa no tiene fin. Si lo básico y prioritario está hecho o puede esperar, ese tiempo que sea tuyo: para leer, para la manicura, para escuchar música, para meditar, para un baño, para escribir…
  • Haz una actividad fuera de casa y sola: algún deporte, un curso que te guste, ve de tiendas o a la peluquería.  Yo antes hacía Tai Chi, ahora por motivos de tiempo y lugar voy a Pilates, en realidad cualquier actividad física que practiques te va a enriquecer y llenar de energía. Para mí, ir a depilarme y charlar un rato con la esteticien ya es una recarga de energía 😉
  • Planea salidas con tu marido. Nosotros tenemos los “días de padres”, cuando dejamos a los niños con los abuelos y nos vamos a comer o de compras. Llegamos nuevos!
  • Organiza quedada de amigas. Unas buenas risas con amigas te pueden cargar las pilas para toda la semana!
  • Haz cosas con tus hijos y en familia! Que todo no sean prisas, obligaciones y fiestas de cumpleaños. Pasar tiempo de calidad juntos debe ser primordial. Juega con ellos, id de excursión…hay muchos planes para hacer con niños según cada edad!
  • Comer de manera saludable te dará también más energía para afrontar el día.
  • Confecciona tu lista de deseos, y concédete algún capricho cuando los ánimos estén bajos o como premio por haber alcanzado objetivos.

5 -Delega y pide ayuda. No todo tienes que hacerlo tú siempre. Piensa en tareas que se pueden delegar o tareas que harías más rápida con ayuda.

  • Si puedes permitírtelo contrata una persona para la limpieza de la casa, aunque sea una vez cada 15 días te quitará mucho trabajo y te dejará tiempo para otras cosas. No es tan caro, probablemente ya no sales a cenar ni al cine, o sea que con menos de lo que antes gastabas en ocio ahora puedes tener un respiro.
  • No temas pedir ayuda. Seguro que tienes gente dispuesta a pasar con tus hijos una tarde y ese rato te lucirá para hacer algo pendiente. Y no eres mala madre por eso, al contrario, ya que después de ese rato contigo misma (aunque sea limpiando mientras escuchas tu música), o de salir con tu marido o amigas, te encontrarás de mejor humor, con energía y ganas de hacer muchas cosas.

6- Respira. Y paciencia. En la vida todo llega, todo pasa y todo cambia. Quizá ahora tengas una época que crees que no llegas. Todo son etapas.

  • La meditación te puede ayudar a calmar la mente. Dedicar unos minutos al día a meditar es muy beneficioso. Yo estoy en ello. La verdad que al principio cuesta. Estamos tan acostumbrados a estar pensando/haciendo/leyendo/escuchando algo, siempre algo, que centrarte en respirar y calmar la mente al principio cuesta. Empieza con meditaciones guiadas de corta duración. Sienta genial.
  • Siéntete agradecida por todo cuanto tienes, seguro que tienes muchas razones. Siempre nos fijamos en lo que no tenemos, en lo que deseamos o lo que aun no ha llegado, y pensamos que entonces seremos más felices. Y nos olvidamos de que hoy, ahora, tenemos muchísimas razones para estar agradecidos. En vez de pensar en lo que nos gustaría tener, deberíamos agradecer lo que ya tenemos. Yo lo hago cada día, y es un sentimiento que crece.
  • Recuerda que tus hijos son niños, y no lo van a ser siempre. Déjales moverse, experimentar, sentir, descubrir, equivocarse. Déjales jugar.624bc12687277ad0df2fbeb52ccf7ed2

Lo se, quizás estés pensando que en lugar de ayudarte a llegar a todo lo que estoy haciendo es darte más trabajo, crees que no tienes tiempo para invertir en hacer listas, en planear menús, en meditar, en tomar un café con amigas, en jugar con tus hijos, en cuidarte tú misma… O que no puedes delegar tareas en nadie, quizá no tengas ayuda cerca… Se que cada persona tiene sus circunstancias.  Solo quiero hacerte ver que a veces querer es poder, que podemos quitar de un sitio para poner en otro, que hay soluciones, que las busques, y que te centres sobre todo en TI, y que no te sientas culpable, porque como dice Louma Sader:

“Me cuido y me mimo porque me lo merezco, porque lo necesito. Cuando estoy bien cuidada toda mi vida marcha mejor, estoy de buen humor, trato a los demás más amablemente, y además, doy el ejemplo a mi gente para que recuerden lo importante que es cuidarse a uno mismo”

 

 

Anuncios

Un pensamiento en “Llegar a todo

  1. Pingback: Regala emoción – Holística mamá

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s